El así llamado “elixir de la eterna juventud” forma parte del universo de la belleza desde tiempos inmemoriales. Desde Cleopatra, el oro está presente en los rituales más sofisticados.